¿MUCHOS DEBATES?

0 comment

Oiga perrito, ¿será que uno sí puede decir que se están haciendo muchos debates para eso de las elecciones? A mí me parece que el asunto es al contrario, mi pez, que debería haber más, porque cuando se habla de cuestiones públicas uno tiene que darle a la conversa, ir y volver sobre las ideas, ponerlas en discusión con otros que no estén de acuerdo, no vaya y sea que en algo tengan razón. Es que, mi perrito, ese es el principio de “lo público”: que se conozca, que se muestre, que se publique, que se debata sobre las cuestiones que nos competen a todos, como la educación, la salud, la vivienda, el transporte y todo eso, para que lo que se haga funcione mejor para la mayoría.
¿Que eso pa’ qué? Pues perrito, primero, para que sepamos cómo es que se vienen administrando los asuntos y los recursos públicos, o sea, los recursos de todos. Segundo, para ver si no nos están metiendo gato por liebre, porque resulta que hay asuntos que se presentan como públicos, pero son más bien intereses privados que se camuflan, o sea, que terminan beneficiándose unos pocos a costa de la miseria de muchos. Tercero, perrito, para que con ese conocimiento podamos tomar mejores decisiones sobre los asuntos públicos, por ejemplo, elegir al mejor de los candidatos que se presenten a elecciones. Es que ya no podemos seguir escogiendo al que más grite o a “cualquiera menos ese”. Re paila eso, mi pez. Más bien, ladro yo, deberíamos buscar más espacios para saber un poquito más sobre las cuestiones públicas, para conocer más sobre nuestros problemas y poder plantear nosotros mejores alternativas para resolver esos problemas.
¿Que eso pa’ qué, mi perro? Pues para poder participar mejor en la deliberación de los asuntos públicos. ¿Y eso cómo se hace? Pues a través de espacios de deliberación pública, como los debates. ¡Sí pilla cómo es el asunto, perrito, perrita, perrite! ¿O no?

¿MUCHOS DEBATES?

You may also like

Leave a Comment